Los Tejos

AQUEL DÍA, EN LA QUE UN MALHUMORADO REALIZÓ JUNTO A UN ASESINO, UNA SINFONÍA DE TALLA MUNDIAL
AFICION GALLERA [ gallos de pelea ]

Espacio dedicado esta bella aficion y a nuestros gallos de pelea
 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  

Comparte | 
 

 AQUEL DÍA, EN LA QUE UN MALHUMORADO REALIZÓ JUNTO A UN ASESINO, UNA SINFONÍA DE TALLA MUNDIAL

Ir abajo 
AutorMensaje
Navajafiluda

avatar

Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 04/07/2012

MensajeTema: AQUEL DÍA, EN LA QUE UN MALHUMORADO REALIZÓ JUNTO A UN ASESINO, UNA SINFONÍA DE TALLA MUNDIAL   Miér Oct 09, 2013 6:56 pm

AQUEL DÍA, EN LA QUE UN MALHUMORADO REALIZÓ JUNTO A UN ASESINO, UNA SINFONÍA DE TALLA MUNDIAL

Autor: Enrique Meneses Carrillo

Fueron muy pocas las ocasiones en las que en el mundo del gallo navajero peruano se dieron singulares acciones que motivaron reacciones colectivas y lo que es más singular aun, que la autoridad máxima de la fiesta gallera renuncie a su solemne investidura para mezclarse al unísono en un acto que se recordará como “…aquella en la que un malhumorado realizó junto a un asesino, una sinfonía de talla mundial…”

Este singular hecho tuvo lugar en el recordado coliseo “Sandia” que quedaba en el centro de la ciudad de Lima, en dicha oportunidad, dos gallos darían la nota destacada, cuya ejecución en el ruedo esgrimirían una de las sinfonías galleras más insignes y aplaudidas que se recuerde en esa gloriosa época de la gallística nacional.

Consabido era, que a este coliseo solo solían asomarse los más connotados galleros y los más entendidos en dicho afán, se dice que los nóveles y entusiastas, solo podían asistir a esta liturgia si de antemano tenían muy claro que solo el silencio y el oído juicioso acompañarían sus comentarios y a su interés por aprender solo de los mejores; ya que tenían vedado el alzar la voz y menos aun expresar opinión sobre lo que aconteciera, ya que ese derecho solo lo poseían aquellos cuyos años y afamados ejemplares le daban la catadura suficiente para poder blandir opinión o crítica alguna sobre lo que allí acaecía.

Uno de aquellos ídolos del Parnaso, era el reconocido don José Luis Pérez, cuya historia emblemática había sido escrita con la sangre y el valor sin par de sus temidos gallos; otro también reconocido gallero es don Roberto Kuan Salazar, quien también a costa de epopeyicas lides trazó su reconocimiento por la tremenda bravura de sus grandes ejemplares.

Esa tarde acompañaba a don Roberto Kuan, el también reconocido criador Rodolfo Matellini Paernio; cuentan los cronistas que esa tarde el coliseo Sandia reventaba de público ávido de presenciar gallos de exención y presidia el espectáculo el “Señor Juez” don Perico Rosell, hombre de cuya seriedad y sentencia absoluta, nadie podía cuestionar.

Don José Pérez, sentado en la “principal” como era su costumbre, fue testigo del despliegue que desarrolló un pollón de nombre “Malhumor” de don Roberto Kuan Salazar, quien ejecutó a su oponente de tal forma y con una contundencia tan apocalíptica que anonadado exclamó don José Pérez: “…ya me voy, porque no creo que en toda la noche juegue un gallo superior a este…”; fue entonces que “Fito” Matellini replicó: “…no te vayas José, porque va a salir un gallo muy superior a este…”. Es así que en la segunda pelea don Roberto Kuan saca a su gallo de nombre “Beethoven” quien ejecutó a su oponente de manera estrepitosa, cual sinfonía mortal motivando entre el público asistente un hecho singular casi nunca visto en dicho coliseo. Fue como si una súbita fuerza, contenida en cada corazón, en cada alma de los allí presentes surgiera en un estallido, que motivó que todos se pusieran de pie y con estruendoso clamor se transfiguró en apasionados aplausos, todo Sandia se puso de pie para aplaudir a este extraordinario gallo; en medio de toda esta algarabía, solo una persona no aplaudía, era el “juez” don Perico Rosell, que no podía expresar también su admiración ya que en una mano tenía la campana y en la otra la tabla, pero en un acto de humano reconocimiento por la extraordinaria calidad del gallo, tiró la campana y la tabla y también aplaudió junto a todos los presentes.

Los años, que no transcurren en vano casi siempre dejan desvanecerse en el olvido logros sobresalientes o grandes hechos históricos, pero cuando escuché relatar este singular acontecimiento a don Roberto Kuan Salazar, aun pude percibir en su voz y en su expresión, esa enorme emoción y el orgullo de sentir como criador el reconocimiento al sacrificado trabajo realizado en la crianza, porque ¿qué es esto de criar sino la resolución de interioridades, muchas veces reñidas con nuestras propias reminiscencias personales y hasta muchas veces plasmada nuestra propia esencia como seres humanos en cada uno de nuestros ejemplares?, que ya luego exponemos ante un público critico y muchas veces poco complaciente, donde las quimeras se nos agolpan en cada intención, en cada faena, en cada instante donde buscamos la admiración y el aplauso, que nos son muchas veces eternamente guardados y que solo son cedidos a un singular puñado de hombres de cuyos ejemplares se hablará y recordará a través del tiempo, porque solo una vez se logró que un malhumorado gallo y un compositor de muertes se alzaran con el aplauso colectivo, llenando de orgullo y felicidad infinita al magnifico y entrañable amigo, que a entender de los distinguidos y sabedores del gallo bueno, solo él podía lograr con sus grandes ejemplares tamaño cometido.

Un gran abrazo don Roberto…!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
AQUEL DÍA, EN LA QUE UN MALHUMORADO REALIZÓ JUNTO A UN ASESINO, UNA SINFONÍA DE TALLA MUNDIAL
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Yo soy la verdad y la vida----El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá
» SACADO DEL BLOG DESARRAIGOS PROVOCADOS,una serie de fotos ineditas de lo que se vivio aquel dia...
» el placer de las caricias
» GNU Grub
» Leamos la BIBLIA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
AFICION GALLERA [ gallos de pelea ] :: OTROS :: NOSOTROS-
Cambiar a: