AFICION GALLERA [ gallos de pelea ]
REGISTRATE EN NUESTRO FORO PARA ESTAR INFORMADO DE TODAS LAS NOTICIAS SOBRE GALLOS DE PELEA, APRENDE Y ENSEÑA, VAMOS HACER ESTA AFICION MAS GRANDE.
EN 5 MINUTOS TE REGISTRAS Y FORMARAS PARTE DE LA COMUNIDAD GALLERA MAS GRANDE DEL MUNDO
holaaa

DON ROBERTO KUAN SALAZAR

Ir abajo

DON ROBERTO KUAN SALAZAR Empty DON ROBERTO KUAN SALAZAR

Mensaje  Navajafiluda el Dom Nov 24, 2013 4:00 pm

DON ROBERTO KUAN SALAZAR
SEÑOR de señores y CRIADOR entre criadores

Autor: Enrique Meneses Carrillo

“…para un verdadero criador, primero comen sus gallos y luego come el criador…”
(Roberto Kuan Salazar)

Existen muchos factores en la vida de cada ser humano que nos pueden ayudar a entender las razones que motivaron sus logros o a poder descifrar la esencia de la que están hechos aquellos hombres predestinados ha trascender los tiempos y que en el discurrir de sus existencias dejaron y siguen dejando una huella indeleble dentro del ideario gallístico nacional.

Son muchos los aspectos relevantes que conjugan la vida de este connotado personaje que hoy en día continua en ese arduo e intricado afán de criar gallos navajeros peruanos, de cuya alquimia solo él conoce y que ha logrado plasmar en cada uno de sus ejemplares un sello personal de fieros combatientes, de cuya fama incluso ya han traspasado las fronteras de nuestro país.

Fue seguramente el tenaz viento que sopla sobre el Cerro Chesín, donde hoy se acuñan los vestigios pétreos de una cultura milenaria, que arrulló el nacimiento de este connotado personaje, que al igual que el gran Valeriano López Mendiola, comparten el privilegio de haber nacido en la norteña y calurosa tierra de Casma, lugar donde iniciaría ese eterno romance con los gallos navajeros una tarde como siempre, siendo aun muy niño al realizar las labores previas para ir a la escuela, viera surgir de entre un sembrío de payares esa imagen etérea que erigida en un ser arrogante y de descomunal valor, se tradujo en un altivo gallo de color Carmelo, fue ese el instante preciso en que se dio la génesis de toda una vida dedicada a la extraordinaria labor de criar gallos peruanos, que ha decir de los entendidos, siempre han sido gallos que logran arrancar aplausos y que hacen honor con su sangre a todos aquellos singulares nombres con los que son bautizados y en definitiva ratifican en la arena la reputación que hasta hoy en día honran a su dilecto criador.



He allí el testimonio del hombre gallero, amante y cultor de la exquisita culinaria, de la palabra breve pero impregnada de gran sabiduría, pero sobre todo del hombre digno y de una moralidad que jamás le ha permitido “partir” en monedas el arrojo, la finura y la vida de cada uno de sus gallos que le dieron y hasta hoy siguen dándole todo al momento de pelear en la arena por defender el honor de su divisa.


Cuando le escuché decir esta extraordinaria frase: “…para un verdadero criador, primero comen sus gallos y luego come el criador…” fue que comprendí la magnitud de aquellos pensamientos y de los numerosos pergaminos que preceden a este hombre sencillo y muchas veces esquivo, que durante poco más de veinte años busqué poder conocer y cómo no, también poder aprender de su basta y fenomenal trayectoria, más aún en un medio donde la competencia casi siempre está acompañada de pocos adeptos y seguida de innumerables detractores; los primeros quizás motivados por el real valor de las personas y los otros por la precariedad moral de aquellos que solo ven reflejada su inicua envidia en aquellos actos que seguramente jamás lograrán emular. Afortunadamente hoy puedo arrogarme el gran honor, satisfacción y privilegio de poder conocerlo, de atesorar su dilecta amistad y de poder corroborar de manera predilecta que sus grandes conocimientos no son producto de la casualidad, sino de muchos años de innumerables ensayos, de tenaz afán y de esforzado trabajo; que para mí siempre cada uno de sus consejos y enseñanzas son un tesoro invaluable que me ayuda a entender muchos de los aspectos primordiales de esta hermosa pero a la vez difícil tarea de criar gallos navajeros peruanos.

Pero como todo aquello realmente valioso en esta vida, sus principios fueron muy duros, él recuerda que en más de una ocasión tuvo que dar largas e interminables caminatas desde su trabajo hasta su casa, todo para ahorrase el dinero del pasaje y así juntar el valor de un pollo o de una gallina para poder ir forjando su trabajo en la crianza y cómo no, también como ha muchos fue producto de engaños y sinsabores al percatarse que lo que tanto le había costado adquirir sencillamente no valía nada, pero ya desde esa temprana época la rigurosidad en la selección no le daban margen a la duda y ni a cavilar en el precio y ni en el sacrificio que había desplegado por dicho ejemplar, sencillamente eliminaba todo rastro de algún elemento que no encajaba en el engranaje de lo que él quería lograr en su cría. Pero a don Roberto nada ni nadie lo amilana, ni los golpes certeros de sus bravos gallos al momento de preparar esa maquinaria destructiva que bien corre por la sangre de sus magníficos ejemplares, ni los zarpazos que muchas veces recibió de la vida, traducida a veces en ajenos devaneos y también de aquella profunda soledad que muchas veces lo ha rodeado. Pero como ducho alquimista, supo siempre salir adelante de frente a la vida, porque la madera de la cual está hecho es de aquella buena madera que surge de un árbol de raíces profundas y de tronco inquebrantable, acuñada en los sabios consejos de su madre y de aquellos valores que bien hasta hoy los tiene muy presentes, que lo refleja día a día en cada gesto, en cada palabra, en cada acción, tanto dentro como fuera de las canchas y en más, que lo manifiesta en cada momento de su vida.

Dilecto amigo de los más connotados galleros de la época dorada del gallo peruano, con quienes compartió no solo esta hermosa afición, sino y en mayor grado, participó junto a ellos de una vida llena de grandes momentos, experiencias únicas y valores humanos propios de personas que aman con el alma todo lo que involucra la crianza y competencia del gallo de combate. Entre sus mejores amigos podemos mencionar al gran Abrahan Wong “Chino Chico”, Orestes Chang (maestro preparador), al maestro José Luís Pérez, al gran conocedor y hacedor de líneas “Tuto” Acevedo, a don Jaime Fernández Stoll (cultor y dilecto amigo), don Rodolfo Matellini Paernio, (con quien conformaría una dupla histórica con el “Galpón ROMA”), don Fernando Graña Elizalde (Señor criador y gran innovador), don “Chucho” Grimaldi (gran criador de Chincha), entre otros grandes señores.

Fue en Chincha “Tierra de Campeones” (provincia del departamento de Lima) donde justamente don Roberto obtuvo una de las más preciadas preseas que en la competencia del gallo navajero peruano un criador puede ostentar, el codiciado trofeo del “Gallo De Oro”, donde dio reunión a un selecto cordel de grandes gallos que esa tarde marcó historia en la gallística nacional, tarde que incluso hoy en día sigue siendo recordada por los antiguos conocedores y es materia de conversación en la actualidad por parte de los nóveles aficionados; por la extraordinaria ejecución y despliegue que dieron sus gallos en el que integraría dicho cordel su gallo más reconocido que a decir de su propio criador: “…fue el mejor gallo que jugó en su vida…”, este gran ejemplar se llamó el RKS “Toño”, que definiría la suerte suprema de manera contundente frente a un oponente formidable, ya que dicho contendor venía de la línea de los famosos “Barbones” del gran criador Abrahan Wong, esa tarde lo acompañaron en el cordel y es menester reconocer también las diestras demostraciones de gran calidad de sus ejemplares “Latigazo”, “Cartavio” y “Bucanero”, que gracias a su gran valor y calidad le pudieron dar a don Roberto, tan anhelado trofeo.

Esta es una breve semblanza de la trascendencia que tiene este gran hombre, criador y connotado cultor del gallo navajero peruano, que hoy día a pesar ya de los años transcurridos sigue tenaz con el mismo ímpetu de siempre, que seguirá invariablemente seguro de sus ideas, seguro de su filosofía y seguro de seguir forjando esos gallos que solo él sabe forjar, porque ni la profunda soledad ni los recios vientos del lejano Manchay lo harán cavilar, porque su vida, su alma, su razón de ser están impregnados allí, en medio de ese desolado arenal apegado a una profunda hondonada, donde taciturno mirará hacia el horizonte, pensando, siempre pensando en la nueva camada que llenará su pecho de ilusión, acompañado solo de aquellas quimeras que le dan sentido a su existencia, donde el profundo silencio solo se rompe al compás de la eterna melodía del gran Barry Whit y sumergido en una profunda oración le pedirá al Cristo Moreno “Señor De Los Milagros” que le prodigue de bendiciones y que le de muchos más hálitos de vida, para poder ver plasmado en la cancha ese prodigioso “Gamil” mortal que “Toda Una Vida” le ha costado construir con su “Genial” conocimiento, acuñándolo con tesón en el “Yunque” de sus “Anhelos”, traducido en el “Terror” (“Triller”) que le producen sus ejemplares a sus oponentes, que se encomiendan al “Santo Prieto” de su devoción en el momento supremo de lidiar en la cancha todas sus “Miserias” personales y luego del brillante desenlace, bajo la luz fulgurante como el de un “Solazo”, poder decir orgulloso que “Solo Mío” es el triunfo. Porque don Roberto Kuan Salazar es y siempre será “…Señor de señores y Criador entre criadores…”

Un gran abrazo…!!!
Navajafiluda
Navajafiluda

Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 04/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.